Manu Muñoz lleva ‘Lesser beings’ a Madrid

El almeriense expondrá en la Galería Blanca Soto desde el 28 de enero hasta el 25 de febrero

 

El artista plástico Manu Muñoz (Almería, 1977) vive un excepcional momento creativo: mientras en Almería puede verse ‘The flight’, en la sala AM Gallery de la capital, hasta el 1 de febrero, la Galería Blanca Soto de Madrid acogerá a partir del próximo 28 de enero otra muestra con su firma, ‘Lesser beings’: una decena de piezas, de medio y gran formato, realizadas en acrílico durante los últimos meses de 2013, y se podrá visitar hasta el 25 de febrero.

 

Se trata de la segunda vez que Manu Muñoz exponga en la Galería Blanca Soto. La primera, ‘Humedad relativa’, tuvo lugar en 2002 en la calle Hermosilla, primera sede de la galería.

 

En esta nueva serie, la aportación digital en la edición de los bocetos se hace patente en el tratamiento del color, que, si bien sigue conservando la esencia de lo representado, dota a la imagen de una atmósfera casi irreal. Los elementos figurativos siguen siendo un pretexto para la construcción de escenarios en los que dar cabida a nuevas formas de entender, de ver y pensar, una clara intención de ir más allá de lo primitivo y natural.

 

Rasgos característicos Las obras que Muñoz lleva a Madrid están inmersas en los conceptos más clásicos de la pintura, usados mediante un lenguaje plástico contemporáneo donde se sintetizan algunos de los rasgos más característicos de las series anteriores.

 

Los drippings de ‘Arsenales de energía’ (1998) vuelven a aparecer para desfigurar la imagen y convertirla en un recuerdo borroso, en una realidad en proceso de transformación.

 

Las composiciones, dinámicas, caóticas, traen a la mente los escenarios flotantes de ‘Irrealidad virtual’ (2001).

 

En ‘Anestesia local’ (2006), la figuración se abría paso para tomar parte de un universo en el que nada parecía permanecer quieto y donde las dimensiones del soporte eran un límite únicamente físico.

 

En ‘Psychotourism’ (2010), su última exposición en Londres, la naturaleza, muy presente siempre en las obras de Muñoz, tomaba la forma de aves en vuelo, a veces en cielos siniestros y otras seductoras explosiones cromáticas.

 

Esta línea se sostuvo hasta ‘The flight’ (2013), donde también comenzaban a aparecer algunos de esos ‘seres menores’ que sirven para articular y dar forma a las historias representadas ahora en ‘Lesser beings’.

 
Fuente: LA VOZ DE ALMERIA