Cuatro artistas, un único idioma: Manu Muñoz, Aurora Rumí, Antonio Llanas y Jesús P. Zamarrón

Son almerienses que pisan fuerte desde distintos lugares pero con un mismo fin: crear.

 

San Francisco, Cabo de Gata, Madrid y Almería. Son los escenarios en los que LA VOZ se cuela para conocer el trabajo de cuatro  artistas almerienses. Son diferentes miradas para diferentes emociones.

 

Mañu Muñoz 
La inspiración tiene para Manu Muñoz un punto de partida; su estudio de Cabo de Gata. Desde allí cogen forman unas obras. En estos momentos, el artista plástico está preparando una exposición colectiva dirigida porBlanca Soto en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. En su más de 25 años de carrera ha habido tiempo para la transgresión pero hace tiempo que se ha vuelto más formalista: “No pretendo salir de ahí, estoy saturado de tanta obligación de modernidad, al final el arte deriva de una emoción que es completamente primitiva, las mismas que hace tres mil años”, relata a LA VOZ.

 

Vivir de las creaciones artísticas no está al alcance de todos pero el talento finalmente busca sus cauces y Manu es un buen ejemplo de ello. “Si hay un mundo estricto y selectivo es el arte. Si no eres bueno no tendrás posibilidades”. A los jóvenes les recuerda que Almería no es un buen sitio para crecer pero, les anima a alejarse de la queja fácil y  “luchar cada día para mantenerte vivo”.

 

Aurora Rumí  
Cambió hace unos años Almería por Madrid y en la actualidad combina el lápiz con la paleta gráfica. La ilustración es el entresijo artístico que ha encontrado para salir adelante, son producciones más cortas que le divierten y que le están permitiendo cosechar nuevas experiencias. Está haciendo trabajos en mural basados en sus ilustraciones en el terreno de la animación.

 

La digitalización le sirve para “economizar los tiempos” de sus composiciones  pero renuncia a camb iar el lápiz  por el ratón porque “hay cosas que nunca van a conseguir sustituir como la textura del papel, la rugosidad”. Su serie ‘Carnivale’, inspirada en la lona de las carpas de las ferias, es un ejemplo de ambas técnicas.

 

Aurora ya tiene en marcha nuevos proyectos de los que nada quiere aún desvelar pero confiesa que: “Hecho de menos la pintura, tengo ganas de preparar una exposición pictórica. Para mí es más completa, pero es más difícil vivir del arte con una obra pictórica”.

 

Antonio Llanas 
Es profesor de Dibujo y además disfuta creando sus propias obras.  Hablar con Antonio Llanas del mundo artístico es hacerlo con el prisma del optimismo. Tiene una profesión que le permite vivir y por otro lado dar rienda suelta a sus inquietudes a través de sus creaciones. Cuando se le pregunta por cómo interpreta el panorama cultural almeriense no tiene dudas: “Es riquísimo, hay artistas de primer orden a la altura de cualquier ciudad, hay un sinfín de artistas muy interesantes”. Aunque siempre hay un pero, en este caso que “aquí nada de lo que hagamos tiene repercusión. He ido a exposiciones donde casi no hay gente y  no le dan valor, entre otras cosas por la falta de educación estética que tenemos”.

 

En la actualidad ha iniciado una serie que se lleva el nombre de ‘Vita Nova’, una vía de experimentación dentro de su lenguaje personal en el que mezcla texto, gestualidad y la geometría, buscando un resultado ligero, casual, pero con el rigor conceptual de sus obras. “Lo bueno del arte como la danza es que tú tienes que realizar un esfuerzo muy grande que cuando proyectas al público ha de ser natural y espontáneo”.

 

Jesús Pérez  Zamarrón 
Las vacaciones a Jesús P. Zamarrón le han servido para ‘empaparse de arte’ en los nuevos museos de Málaga, divertirse en Valencia y Barcelona y, sobre todo, para descansar en Almería desde donde se lleva como trabajo algunos retratos. Tiempo de inspiración para volver a su ‘territorio comanche’, San Francisco. “Suele ocurrir que los viajes ayudan a enriquecerte y darte ideas y así espero estar muy productivo próximamente”, asegura. Lo hará pintando una serie de paisajes urbanos donde, como es habitual en sus obras, aparecen figuras que reflejan personas con las que se cruza todos los días. “Me interesa plasmar siempre en mis cuadros un toque metafísico de misterio, de reflexión, donde la pintura evoque otros mundos no solo los reflejados en si misma, si no los interiores ocultos”.

 

Vivir del arte es difícil en uno y en otro lado del charco. Jesús, de hecho, da clases en un par de colegios para poder dedicarse a lo que más le gusta. “Los artistas de aquí se quejan también y piensan que es Nueva York el sitio ideal o Londres”. Las diferencias entre España y EEUU, más allá de la crisis se traducen para Jesús en cuestiones de volumen. “Hay muchas más galerías y por tanto más arte pero ahora, a raíz de Internet, el mundo es cada vez mas pequeño”.

 

Sobre las nuevas tendencias Pérez Zamarrón destaca el papel del ‘Street Art’, un lenguaje urbano que ya ocupa espacios públicos y galerías.

Fuente: La Voz de Almeria